El gran jardín de una hectárea abunda de flores y plantas aromáticas.

Los grandes arboles y los bosquesillos son el paraíso de los pájaros, en horas calurosas podrá gozar del canto de las cigalas.
Los dos estanques para bañada están alimentados por una agua de manantial que corre y se renueva permanentemente.
Les proponemos también rincones de descanso, soleados o sombreados entre los terrenos de juego: petanque, volley-ball, badminton, columpios...

Una cocina de verano y un "barbecue" están a su disposición.